Estos 5 estados en EU podrían ser aliados de México vs Trump en el TLCAN

Estos 5 estados en EU podrían ser aliados de México vs Trump en el TLCAN

La cancelación del tratado costaría hasta 15% del PIB de sus estados.

Alejandra Arteaga/Huffpost

 

El presidente Donald Trump insiste en que la relación con México, a través del TLCAN, ha hecho daño a la economía de Estados Unidos (EU), pero omite hablar de la importancia que ese tratado representa para la economía de algunos estados en ese país, al menos en cuanto al sector agrícola se trata.

La economía de al menos cinco estados en EU sufriría si hay un cambio restrictivo o si Trump termina el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), pues estas entidades cuentan con un sector agrícola exportador fuertemente vinculado a México, según un estudio del Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques (CEIGB) del Senado de la República.

Se trata de Texas, Iowa, Nebraska, Misisipi y Alabama, estados cuyas economías, según este análisis, saldrían más afectadas por el grado de dependencia que cada uno tienen respecto al sector agrícola y su vinculación con la migración de mano de obra mexicana hacia territorio estadounidense.

La afectación potencial de que el TLCAN se acabe en la economía de Iowa sería de hasta 15% de su PIB estatal, por el acceso preferencial al mercado mexicano, según el estudio El sector agrícola en el comercio bilateral y su importancia de cara a la renegociación del tratado.

Ante un presidente como Trump y su amenaza de terminar con el TLCAN, México debe buscar de aliados a estos cinco estados “a fin de utilizar los pesos y contrapesos de su sistema político para promover los intereses” del país en este proceso.

“Un estudio más minucioso de la estructura económica y del comercio internacional de los estados estadounidenses, junto con un análisis de prospectiva sobre los potenciales impactos locales de una cancelación de las condiciones de acceso al mercado garantizadas por el TLCAN, revela el surgimiento de posibles aliados insospechados, a saber, estados con un sector agrícola relativamente importante, tales como los aquí analizados y que – por su perfil político y demográfico – no se piensan inmediatamente como actores con intereses coincidentes con los de México”, se lee en el estudio.

Ahora desmenucemos las razones por las que a Texas, Iowa, Nebraska, Misisipi y Alabama les interesaría tener a México como un aliado, con el análisis que este estudio ofrece.

Empecemos por la importancia de México en el sector agrícola en Estados Unidos.

En 2015, por primera vez en la economía estadounidense, la exportación de productos agrícolas se redujo a 133 mil millones de dólares, lo que provocó que aumentaran las importaciones. ¿La razón? No fue México, como diría Trump, sino la devaluación del dólar, que hubo menores exportaciones de productos de alto valor y, en general, por la caída en los precios de los productos.

Ahora, ante este escenario, Estados Unidos aumentó las importaciones porque, a consecuencia de la caída del dólar, los productos agrícolas extranjeros eran más atractivos debido a que son más baratos en el mercado interno de ese país.

Para 2016, México ya era el principal proveedor de productos agrícolas en Estados Unidos con casi el 20% del total de los productos de este tipo que se comercian en ese país.

México incluso superó a Canadá, que tiene el 19% de los productos agrícolas en EU, y a la Unión Europea con 18%.

“Este crecimiento se debe principalmente a los beneficios de la implementación del TLCAN, ya que se han eliminado todos los aranceles y restricciones cuantitativas sobre los productos agrícolas, además del profundo intercambio científico para la realización de investigaciones con el objetivo de erradicar enfermedades y plagas”, se lee en el estudio.

Por otra parte, existe un importante flujo de mexicanos que van a trabajar en esta industria a Estados Unidos.

Aunque no hay una cifra precisa del número de trabajadores mexicanos en el sector agrícola de Estados Unidos, el estudio cita un estimado de que 20% de los trabajadores dedicados al cultivo de frutas y verduras son mexicanos, así como el 22% de los empleados de la industria de matanza y procesado de animales.

Y reemplazarlos no es una opción que les haya funcionado a los estadounidenses en el pasado.

“En 2013 en Carolina del Norte, solo siete estadounidenses se presentaron a las vacantes de 6 mil 500 trabajos en granja. Por lo que generalmente, la gran mayoría de los trabajadores que son contratados para trabajar en el campo son mexicanos que ingresan al país con la visa H2A”, se lee en el estudio.

Y hay varias razones que lo explican. La principal es que los ciudadanos estadounidenses se evitan los trabajos agrícolas, aún y cuando tienen preferencia sobre los migrantes. El 90% de los mexicanos que trabajan en este sector permanecen por más de cinco meses; en los estadounidenses solo es el 10%.

A pesar de la gran importancia de los trabajadores mexicanos en este sector, el TLCAN carece de un rubro destinado a regular la migración de los trabajadores en Estados Unidos.

Pero regresando a los aliados. Cada estado tiene sus razones individuales para querer seguir teniendo una buena relación comercial con México. Estas son con base en el estudio del Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques:

Texas

México es el principal socio comercial de Texas, estado más estrechamente vinculado a la economía mexicana.

En 2016, el estado envío el 39% de sus exportaciones hacia México, y recibió de nuestro país el 35% de sus importaciones totales. El comercio total entre ambas economías representó 173 mil millones de dólares.

“La dependencia de la entidad estadounidense en el comercio transfronterizo provoca que el impacto potencial ante el incremento en los aranceles agropecuarios sea especialmente dañino para Texas. Por ejemplo, sin la preferencia arancelaria que el TLCAN otorga a las productoras avícolas texanas en su acceso al mercado mexicano, mantener la exportación de pollos al nivel actual exigiría pagar un arancel de 174 millones de dólares”, se lee en el estudio.

Iowa

Es un estado agrícola. Más del 80% de su territorio está dedicado a la actividad agrícola y de los 10 principales productos de exportación de ese estado, siete son bienes de este sector.

Alrededor del 50% del crecimiento económico del estado en 2016 dependió de la agricultura, de acuerdo con la Oficina de Análisis Económico (BEA) de Estados Unidos.

México es el segundo socio comercial a nivel mundial de esta entidad. Iowa exporta casi el doble de lo que importa de México. De esas exportaciones, el 38% son productos agrícolas (882 mdd) y un 30% alimentos procesados (692 mdd).

“Debe destacarse el caso del jarabe de maíz de alta fructosa (HFCS, por sus siglas en inglés), que representó 132 mdd de las exportaciones de Iowa hacia México en 2015. Se trata de un producto que, de cancelarse el acceso preferencial al mercado mexicano garantizado por el TLCAN, debería pagar un arancel de 100% según las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC)”, se lee en el estudio.

Nebraska

Como Iowa, también forma parte de la región de las Llanuras, pues dedica prácticamente la totalidad de su territorio a la agricultura (92%) y su crecimiento económico de 2016 dependió en un 34% de ese sector.

Sus potenciales costos de una cancelación de los términos de acceso al mercado mexicano podrían situarse alrededor de 14% del PIB de la entidad, según datos del estudio.

Misisipi

En caso de llegar imponer aranceles tras la renegociación del TLCAN, las principales mermas para Misisipi serían de poco más del 10 por ciento del PIB estatal, según el estudio que cita a la revista The Economist.

El valor total de comercio entre México y Misisipi es de 2 mil 581 millones de dólares y se crean en los Estados Unidos 41 mil empleos directos debido a esta relación comercial. Los productos químicos, metales manufacturados, productos eléctricos y alimentos (como plátanos o pollo) son los principales mercancías que Misisipi exporta a México.

Alabama

Al igual que Misisipi, el estado de Alabama se vería afectado en un 10 por ciento de su PIB en caso de que se impongan aranceles en comercio con México, el cuarto país con el que Alabama hace comercio. En contraste, 67 mil plazas de empleo dependen de la relación comercial con México, a quien envía soya y pollo como productos agropecuarios.

Leave a Reply

Your email address will not be published.