YARRINGTON ROBÓ, COALIGÓ CON NARCOS Y QUISO SER PRESIDENTE DE MÉXICO

YARRINGTON ROBÓ, COALIGÓ CON NARCOS Y QUISO SER PRESIDENTE DE MÉXICO

Detallan vínculo Yarrington-narco
Coinciden declaraciones de 6 testigos contra ex Gobernador. Consideran jueces de Italia que documentación aportada por México y EU resulta en “un elevado grado de concreción probatoria” de los delitos del ex Mandatario de Tamaulipas, “agravados” por su papel de gobernante
Irene Savio – Proceso / ROMA (12 noviembre 2017).- En agosto de 2004, en un rancho llamado El Tinieblo, propiedad de Tomás Yarrington, se reunieron el entonces Gobernador de Tamaulipas y quien sería su sucesor, Eugenio Hernández Flores, con los narcotraficantes Heriberto Lazcano Lazcano, jefe de los Zetas, y Eduardo Costilla Sánchez, líder del Cártel del Golfo.
Eran las postrimerías del periodo gubernamental de Yarrington y en esa reunión se decidió que el Cártel de Golfo designaría a los jefes de Policía y otros funcionarios encargados de la seguridad del Estado en el nuevo Gobierno de Hernández, mientras que los Zetas nombrarían al director de las cárceles de Tamaulipas.
Yarrington le dijo a Hernández que debía ayudar a los narcotraficantes y que él había trabajado “siempre muy bien” con el Cártel del Golfo.
El episodio fue relatado por el declarante “El Pitufo” (nombre en código del testigo protegido). Aparece en actas judiciales incluidas en el expediente del proceso de extradición de Yarrington en Italia, a una de cuyas partes tuvo acceso este semanario.
El del “Pitufo” es uno de los testimonios que, según la acusación, reconstruyen de primera mano el presunto pasado criminal de Yarrington. De hecho, la sentencia 18/17 de la Sección Primera de la Corte de Apelaciones de Florencia acredita dichos testimonios como detallados y coincidentes en la descripción de hechos que imputan al ex Gobernador de Tamaulipas.
TESTIMONIOS
De acuerdo con los jueces florentinos, existe convergencia en las declaraciones judiciales de seis testigos identificados como “Ángeles”, “El Pollo”, “Pedro”, “El Pitufo”, “Yeraldín” y “Rufino”. Se trata de testigos aportados por Estados Unidos y México, cuyos gobiernos piden la extradición del político priista desde que éste fue arrestado en abril pasado en Italia.
Los jueces consideran que la documentación aportada por ambos países resulta en “un elevado grado de concreción probatoria”. Señalan que los delitos presuntamente cometidos por Yarrington son “agravados” por el hecho de que poseía un papel público primario.
Así también lo pone de manifiesto la solicitud mexicana de extradición, en la que -subrayan los jueces- han sido expuestos los criterios de evaluación de las pruebas y los análisis, en particular en lo referente a la credibilidad de los testigos “Yeraldín”, “El Pitufo” y “Rufino”.
Incluso, afirman, “Ángeles” ha demostrado tener un conocimiento específico y directo de los hechos y de las personas a las que en varios momentos de su testimonio describió físicamente.
Con ello, los jueces desecharon uno de los argumentos de la defensa de Yarrington, según el cual esos testimonios son parciales, contradictorios y poco fiables.
Por ejemplo, los jueces señalan que el testigo “Óscar” realizó una descripción precisa sobre la manera en que Yarrington recibió dinero para favorecer al Cártel del Golfo.
Consideran que la documentación transmitida por las autoridades mexicanas es plenamente idónea para explicar las razones por las que probablemente Yarrington cometió los delitos por los que se solicita su extradición.
Además, la información enviada a Italia por los fiscales de la Corte del Distrito Sur de Texas/Brownsville incluye las declaraciones judiciales de un agente de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional y de otro del Servicio de Impuestos Internos.
El primero se encargó de las averiguaciones relacionadas con las actividades de reciclaje de dinero y tráfico de estupefacientes en Estados Unidos, mientras el segundo analizó las violaciones de los estatutos federales estadounidenses en materia financiera.
De ello emerge la radiografía delictiva de un hombre que quiso ser Presidente de México, pero que, según el expediente, acabó vinculándose con algunos de los narcotraficantes más cruentos de México -del Cártel del Golfo, los Zetas y, por último, los Beltrán Leyva-, primero para arraigarse en el poder y luego para enriquecerse. A cambio de ello, no interfirió en los negocios de los capos, cooperó con ellos y los avaló a expensas de la población.
ENTRAMADO FINANCIERO
El expediente relativo al proceso de extradición de Yarrington incluye el contenido del acta de acusación desclasificada B12435-S1 de la Corte del Distrito Sur de Texas/Brownsville.
En este documento se señala que en diciembre de 2004 Yarrington habría robado 60 millones de pesos producto de la venta de una propiedad pública perteneciente a la ciudad de Nuevo Laredo.
Ese mismo documento indica que uno de los principales colaboradores de Yarrington, el empresario Fernando Alejandro Cano Martínez -propietario de la empresa Materiales y Construcciones Villa de Aguayo, S.A. de C.V.- presuntamente lo ayudó a emplear el dinero ganado ilegalmente para adquirir propiedades (inmuebles, vehículos e incluso un avión) en Texas.
El encausamiento judicial de la Corte de Texas indica que Yarrington utilizaba una parte de ese dinero para mantener a su amante Sindy Chapa y a los hijos nacidos de la unión de ambos.
El documento hace referencia al presunto entramado financiero creado por Yarrington en Estados Unidos: una mezcla de testaferros, empresas pantalla e incluso un complejo esquema de transferencias de dinero. En este último caso, cada transferencia no excedía los 10 mil dólares para evitar ser detectada. También utilizaba proveedores de cambio de divisas especializados en clientes comerciales.
En 2012, ya en la cuerda floja, Yarrington habría planeado huir de Estados Unidos, abandonando a su amante y sus propiedades.
Una comunicación de la División Criminal del Departamento de Justicia, con fecha del 10 abril pasado, sugiere que el ex Gobernador huyó a México en marzo de ese año cuando supo que era investigado por las autoridades estadounidenses. Pero antes ya había realizado viajes a Europa.
De acuerdo con esta comunicación, hay constancia de viajes de Yarrington a Madrid en septiembre de 2009, en abril y julio de 2011 y en febrero de 2012, y a París en agosto de 2010.
Según esta comunicación, había cierta lógica en que Yarrington pensara huir a Europa, pues poseía en ese continente una amplia red de contactos que desarrolló gracias a sus actividades ilícitas y en virtud de la posición que había tenido como Gobernador.
Además, ha usado pasaportes falsos y seudónimos. No sólo eso, la comunicación del Departamento de Justicia estadounidense advierte al Ministerio de Justicia de Italia que si deja libre a Yarrington, éste huiría del País para evitar la extradición.

Leave a Reply

Your email address will not be published.